Violencia Intrafamiliar (4/4)


Autor: https://ehumana.wordpress.com

 

Si la violencia intrafamiliar es un fenómeno social que va en constante crecimiento ¿qué es lo que queda por realizar?

Entendamos inicialmente que estamos inmersos dentro de una realidad sociocultural violenta; delincuencia, crimen organizado, pandillas, corrupción, estafas, maltratos verbales por doquier, televisión, publicidad, telenovelas, etc.

Ante tal magnitud de estímulos percibidos en el ambiente surge la desesperanza de que ya nada puede hacerse para remediar tal realidad.

Una de las capacidades con que cuenta el ser humano es la de “tomar decisiones”, decisiones que pueden pertenecer ya sea al campo preventivo o en su defecto, al reactivo.

Culturalmente nuestras sociedades latinas se caracterizan por responder de manera reactiva ante las situaciones emergentes que se le presenten.

No es para nada sorprendente ver la preocupación y los esmeros que devienen luego de que un familiar es hospitalizado por una agresión física provocada por algún familiar dentro de su propio seno; y obviarse, de manera previa a los acontecimientos, todas aquellas alertas o señuelos que nos indicaban que “algo estaba mal”.

Queda pues, reaccionar para luego prevenir…

Inicialmente es indispensable dominar y superar aquellos sentimientos predominantes o carentes.

Sentimientos Negativos:

  • Miedo
  • Soledad
  • Vergüenza

Sentimientos Positivos:

  • Autovaloración
  • Independencia
  • Inteligencia Emocional

Siendo así que toda víctima de violencia familiar, bajo cualquiera de sus manifestaciones, puede reaccionar de dos maneras ante su realidad inmediata.

1. Dignificación Personal:

Corresponde a buscar y recobrar la dignidad y estima que posee como ser humano, afrontando su realidad. Un desafío en cuya base se encuentre el deseo de cambio, la razón y el apropiado acompañamiento institucional y/o profesional.

Al señalar que se debe de afrontar la realidad no estamos invitando a continuar con el círculo de violencia, recordemos que la violencia se refuerza siempre de manera progresiva ascendente, lo cual engendraría más violencia.

2. Denigración Personal:

Su característica principal es la de “aceptar” pasivamente su realidad, sobreviviendo y reaccionando ante las agresiones recibidas, lejos de lo que Viktor Frankl designará como valor de actitud ante el sufrimiento.

Comprendiendo de sobremanera que el sufrimiento corresponde a aquello ciertamente inevitable e imposible de resolver, y no un sufrimiento sádico-masoquista, susceptible de evitar o resolver.

La tarea de disminuir o erradicar la violencia intrafamiliar es inmensa, y solamente puede erradicarse con el compromiso y las acciones apropiadas de cada uno de sus protagonistas: Individuo, Pareja, Familia y Sociedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: