Violencia Intrafamiliar (2/4)


Autor: https://ehumana.wordpress.com

 

Mucho se ha discutido respecto a las posibles causas que dan origen a la violencia dentro de la familia:

  • Machismo
  • Dependencia emocional y económica
  • Abuso y maltrato infantil sufrido por el victimario (a)
  • Conducta aprendida de los padres del agresor (a)
  • Consumo de drogas socialmente aceptadas (alcohol, tabaco, etc.)
  • Consumo de drogas de carácter ilegal (marihuana, cocaína, crack, éxtasis)

La complejidad del ser humano es tal, que de la misma manera existen causas diversas que originan el problema de la convivencia intrafamiliar.

“Cada cabeza es un mundo”

Iniciaremos con el entendimiento de que dentro de toda familia es normal, y en cierta medida saludable, la variación de criterios, percepciones, creencias, etc. dada la conjugación de diferentes cosmovisiones; originando, por lo tanto, cierto nivel de crisis y conflicto interno, tolerable y susceptible de solucionar.

Toda crisis es una oportunidad de crecimiento, estancamiento o regresión. Sin crisis el ser humano no podría superar sus propias limitaciones y caería inmediatamente en un estado de conformismo.

Una dinámica familiar que se presente eternamente feliz, tranquila y armónica puede ser tan preocupante, dentro del campo de la salud mental, como una dinámica intrafamiliar turbulenta y carente del control de sus impulsos.

Frecuentemente olvidada u omitida…

Existen relaciones familiares que suelen demostrar socialmente pertenecer a una familia modelo, e inclusive conviven de manera interna con tal precepto. Sin embargo, como suele suceder, tiende a ser reflejo de una figura dominante y predominante, únicamente que de la manera más sutil, recóndita y profunda.

Dentro de las mismas no existen diferencias de criterios, percepciones, ideologías, etc. Cada integrante del círculo cumple su rol a cabalidad y en total obediencia. Es compartida la percepción de que todo se encuentra bien y que no existe conflicto alguno por superar.

En fin, un enmascaramiento sutil de violencia intrafamiliar. (Inconscientemente)

Retomando el tema central, dentro de toda relación de violencia existirá un personaje agresor o victimario y un personaje agredido, o víctima. Cada uno aportará ciertas cualidades o características dentro del complicado comportamiento.

Reforzado, inclusive, por condiciones ambientales tales como desempleo, crisis socioeconómica, maltrato laboral, televisión, intervención de familiares, amistades, etc., las cuales contribuyen a exacerbar la condición de estrés existente.

Es así que la violencia intrafamiliar suele surgir a partir de un desplazamiento de frustraciones, impotencias, decepciones y estrés (acumuladas y no resueltas de manera oportuna y adecuada), generando constantemente estados de irritabilidad, enojo e ira, y su consecuente descarga…   usualmente sobre las personas que más se ama.

En estas condiciones, la dinámica de la violencia familiar suele ser:

1. Acumulación de estrés:

Según la RAE, estrés es la “tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos” o visto de otra manera “es el nivel de exigencia que recibe un objeto o sujeto determinado, y que supera sus capacidades”.

2. Descarga de estrés:

Existiendo condiciones favorables el estrés podrá ser sublimado, utilizando dicha energía en actividades socialmente productivas; por ejemplo, realizar ejercicio.

Así también, y si las condiciones no fuesen favorables, éste podrá ser vuelto hacia sí mismo. Por ejemplo, depresión y conductas de autoagresión (drogadicción, reproches hacia sí mismo, ideas suicidas, etc.). O bien, pueden ser exteriorizadas y desplazadas hacía objetos o personas que no atenten contra la seguridad del agresor (a).

Un ejemplo de esto sería cuando un empleado(a) recibe una reprimenda de parte de su jefe inmediato, dada su incierta productividad, y existiendo condiciones razonables y adversas que inhiben su respuesta de enojo e inconformidad, buscará a alguien “quien se las pague”.

Como anteriormente se indicaba, usualmente suele suceder sobre las personas que más se ama: esposo (a), hijos (as), novio (a), amistades cercanas, mascotas, etc. Presentando diferentes magnitudes y clases de violencias.

  • Violencia Física
  • Violencia Sexual
  • Violencia Psicológica
  • Violencia por Negligencia o Abandono

3. Arrepentimiento y Perdón:

Luego de cometidas las agresiones (usualmente, violencia física y violencia sexual) el agresor suele caer en el “Insight” de la realidad y comprender las consecuencias de sus actos. Recurriendo, bajo el sentimiento de culpa, a expresar y demostrar sentimientos de total arrepentimiento, así como de adquirir compromisos de no volver a actuar de la misma manera, a fin de obtener el perdón de la parte agredida.

Sin embargo, no contando con la atención profesional apropiada, luego de transcurrido cierto tiempo, volverá a emerger la dinámica de violencia intrafamiliar.

Convirtiéndose así en un círculo vicioso…

 

BIBLIOGRAFIA:

  1. Freud, Sigmund: Psicoanálisis y Neurosis
  2. Real Academia Española: Diccionario de la Lengua Española Vigésima Segunda Edición, 2001
  3. Tzita Jocol, Sergio Patricio: Incidencia del Ejercicio Físico sobre el Estado de Salud Mental Tesis Escuela de Ciencias Psicológicas, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2005.

 

P.D. Nuevamente les adjunto un cortometraje con el propósito de iniciar una discusión sobre la misma. Espero sus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: