Vacío Existencial


Autor: https://ehumana.wordpress.com

 

He deseado adicionar este apartado que forma parte de los conceptos básicos de la Logoterapia, y que es enunciado por el Dr. Viktor Emil Frankl en su libro titulado “El Hombre en Busca de Sentido”. El Dr. Frankl, psiquiatra neurólogo y escritor, prisionero ysobreviviente de Auschwitz (campo de concentración nazi), lugar en donde alcanzó el descubrimiento de su teoría denominada “Logoterapia”. Más que un método regresivo e introspectivo mira al futuro, y con ella al sentido de la existencia de la persona.

“El vacío existencial es un fenómeno muy extendido en el siglo XX. Ello es comprensible y puede deberse a la doble pérdida que el hombre tiene que soportar desde que se convirtió en un verdadero ser humano. Al principio de la historia de la humanidad, el hombre perdió algunos de los instintos animales básicos que conforman la conducta del animal y le confieren seguridad; seguridad que, como el paraíso, le está hoy vedada al hombre para siempre: el hombre tiene que elegir; pero, además, en los últimos tiempos de su transcurrir, el hombre ha sufrido otra pérdida: las tradiciones que habían servido de contrafuerte a su conducta se están diluyendo a pasos agigantados. Carece, pues, de un instinto que le diga lo que ha de hacer, y no tiene ya tradiciones que le indiquen lo que debe hacer; en ocasiones no sabe ni siquiera lo que le gustaría hacer. En su lugar, desea hacer lo que otras personas hacen (conformismo) o hace lo que otras personas quieren que haga (totalitarismo).

Mi equipo del departamento neurológico realizó una encuesta entre los pacientes y los enfermos del Hospital Policlínico de Viena y en ella se reveló que el 55 % de las personas encuestadas acusaban un mayor o menor grado de vacío existencial. En otras palabras, más de la mitad de ellos habían experimentado la pérdida del sentimiento de que la vida es significativa.

Este vacío existencial se manifiesta sobre todo en un estado de tedio. Podemos comprender hoy a Schopenhauer cuando decía que, aparentemente, la humanidad estaba condenada a bascular eternamente entre los dos extremos de la tensión y el aburrimiento. De hecho, el hastío es hoy causa de más problemas que la tensión y, desde luego, lleva más casos a la consulta del psiquiatra. Estos problemas se hacen cada vez más críticos, pues la progresiva automatización tendrá como consecuencia un gran aumento del promedio de tiempo de ocio para los obreros. Lo único malo de ello es que muchos quizás no sepan qué hacer con todo ese tiempo libre recién adquirido.

Pensemos, por ejemplo, en la “neurosis del domingo”, esa especie de depresión que aflige a las personas conscientes de la falta de contenido de sus vidas cuando el trajín de la semana se acaba y ante ellos se pone de manifiesto su vacío interno. No pocos casos de suicidio pueden rastrearse hasta ese vacío existencial. No es comprensible que se extiendan tanto los fenómenos del alcoholismo y la delincuencia juvenil a menos que reconozcamos la existencia del vacío existencial que les sirve de sustento. Y esto es igualmente válido en el caso de los jubilados y de las personas de edad.

Sin contar con que el vacío existencial se manifiesta enmascarado con diversas caretas y disfraces. A veces la frustración de la voluntad de sentido se compensa mediante una voluntad de poder, en la que cabe su expresión más primitiva: la voluntad de tener dinero. En otros casos, en que la voluntad de sentido se frustra, viene a ocupar su lugar la voluntad de placer. Esta es la razón de que la frustración existencial suele manifestarse en forma de compensación sexual y así, en los casos de vacío existencial, podemos observar que la libido sexual se vuelve agresiva.”

Existen diversas maneras como se pueden manifestar los síntomas de un vacío existencial, o de una falta de sentido de la existencia individual. La logoterapia forma parte complementaría de un proceso psicoterapéutico, más que separada de ella. Al llenar el vacío existencial se previene al paciente de caídas recurrentes.

¿Pero como he de encontrar sentido a la vida?

Viktor Frankl comenta que se debe reconocer el significado de la vida, y que este no puede ser identificado por persona ajena, mas bien debe de ser descubierto por la persona misma. Así mismo, el sentido existencial puede ser alcanzado por medio de tres valores, a saber:

  1. Valores Experienciales: Aquello que permita sensibilizarnos, de disfrutar y compartir las experiencias que valoramos. Ejemplo, disfrutar de la vocación, las maravillas naturales, las obras de arte o del amor; no en el sentido del beneficio individual, sino en el sentido de “dar” para favorecer el crecimiento del objeto amado, y que su satisfacción sea nuestra recompensa para lograr nuestro propio sentido.
  2. Valores Creativos: Implica establecerse proyectos, así como poder llevar a cabo un acto en la cual se aporte de manera constructiva “algo de mi, para el mundo”. Por ejemplo, el trabajo, la invención, el propio proyecto de vida, la creación de arte, etc.
  3. Valores Actitudinales: Valores supremos en sí mismos, se incluye dentro de estos valores a la compasión, el sentido de humor, la depresión y el sufrimiento. Entendiendose de sobremanera que el estado depresivo y el sufrimiento corresponde a aquello ciertamente inevitable e imposible de resolver, y no un sufrimiento sadico-masoquista, susceptible de evitarse o resolver.

El autor nos brinda un ejemplo de uno de sus pacientes:

  • Un paciente cuya esposa había muerto, se sentía muy triste y desolado
  • Frankl le preguntó, “¿Si usted hubiera muerto ántes que ella, cómo habría sido para ella?
  • El paciente contestó que hubiera sido extremadamente difícil para ella
  • Frankl puntualizó que al haber muerto ella primero, se le había evitado ese sufrimiento, pero ahora él tenía que pagar un precio por sobrevivirle y llorarle

Para el paciente, ésto dio sentido a su muerte y a su dolor, lo que le permitió luego vivir con ello; su sufrimiento dio un paso adelante, con un sentido el sufrimiento pudo soportarse con dignidad.

“No importa que tanto la vida este llena de placer o sufrimiento, sino que este llena de sentido” Viktor Frankl.

BIBLIOGRAFIA:

  1. Frankl, Viktor Emil: El Hombre en Busca de Sentido España, Editorial Herder, 20 Edición, 1991, 77 páginas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: