Depresión y Navidad


Autor: https://ehumana.wordpress.com

 

“Navidad, una temporada llena de ilusiones” enuncia una serie de anuncios publicitarios ubicados por diferentes calles y avenidas de nuestra ciudad, y debidamente orientadas a su público objetivo.

Así también, desde mediados de Octubre de cada año, inclusive desde principios de mes,  se empieza a publicitar y a levantar toda una logística de mercadeo para todo aquello relacionado a la “época más esperada del año” (anuncio de radio)… la Navidad!!

Cócteles de inauguración, degustaciones, cursos de cocina, talleres de manualidades, inauguraciones de árboles navideños, conciertos, villancicos, luces o fuegos pirotécnicos, ofertas, promociones, liquidaciones, etc.

Época alegre, gratificante, llena de tradiciones, convivios, llamadas y visitas sorpresa, tamales, pavo, ponche, etc.; una realidad compartida por unos, pero no por todos.

Para otros se vislumbra un panorama diferente; el inicio de momentos tristes, lamentables recuerdos, difíciles remembranzas de hechos acontecidos en el transcurso del año, crisis física, psicológica y socioeconómica, desempleo, violencia general, pérdida o separación de seres cuya vinculación afectiva sea de tal magnitud que proporciona significado existencial, etc.

No podemos caer en el error de negar la polaridad de circunstancias concretas como la realidad ejemplificada previamente. Bien puedan representar crisis o reacciones temporales (en ambas realidades) que puedan solventarse con el simple apoyo de personas cercanas afectivamente, o con el acompañamiento que le pueda brindar un profesional, hasta aquellas condiciones patológicas que solamente puedan ser dirigidas terapéuticamente por un profesional de la salud; en nuestro caso, la salud mental.

Lamentablemente con el transcurrir de los años la pérdida de valores universales, la alienación o enajenación de tradiciones, la individualización del humano, y la cultura consumista, hedonista y materialista del mundo, provocan cada vez, y con mayor frecuencia, episodios o crisis psicológicas que generan inestabilidades o psicopatologías en la población.

Según el reporte titulado “Salud Mental: Nuevos Conocimientos, Nuevas Esperanzas” de la Organización Mundial de la Salud “El envejecimiento de la población, el agravamiento de los problemas sociales y la agitación social permiten prever un aumento del número de afectados. Entre las 10 primeras causas de discapacidad en el mundo, cuatro corresponden ya a trastornos mentales.”

En los diferentes noticieros del país se escuchan o se ven reportes donde indican la existencia de personas que se han privado de su existencia, y si nos aventuramos a conocer intimidades de las áreas de emergencia de diferentes hospitales hemos de conocer muchos casos tipificados como tentativas, al no consumarse el hecho.

Existe una serie indeterminada de causas dinámicas que pueden originar este tipo de comportamiento autodestructivo (determinado y abordado clínicamente), pero deseamos orientar nuestro artículo al conocimiento de la crisis depresiva reactiva y al trastorno depresivo.

Según la Clasificacón Internacional de Enfermedades (CIE-10) los episodios y los trastornos depresivos son derivados de alteraciones del humor o la afectividad. A nivel psicopatológico, la mayoría de trastornos tienden a ser recurrentes, y el inicio de cada episodio suele estar en relación con acontecimientos o situaciones estresantes.

La persona que sufre de un episodio o trastorno de la afectividad, presenta un humor depresivo, pérdida de la capacidad de interesarse y de disfrutar de las cosas que anteriormente le eran placenteras, disminución de la vitalidad, así como de la atención y la concentración.

Así mismo, se presenta pérdida de confianza en sí mismo, sentimientos de inferioridad, perspectiva sombría del futuro, pérdida de apetito, alteración del sueño e ideas de autoagresión (pensamientos o actos suicidas, como expresión máxima).

Algo importante a considerar es que la depresión del estado de humor no es variable, o varía escasamente de un día para otro, y no suele responder ante estímulos o cambios ambientales. Según su frecuencia, intensidad, duración y gravedad de los diferentes síntomas y signos puede considerarse clínicamente como grados leve, moderado o grave.

Suele suceder muchas veces un “enmascaramiento” del humor depresivo y presentarse indicios tales como irritabilidad, consumo excesivo de alcohol, drogas o sexo, comportamientos histriónicos (emotividad generalizada y excesiva, con comportamientos de búsqueda de atención), adquisición de muchos compromisos, excesiva entrega en el trabajo, actividades de riesgo, etc. Dichas aseveraciones deben de ser evaluadas, exploradas y consideradas por el profesional clínico, o en su defecto, por una autoobservación honesta y no evasiva.

Si usted o alguien cercano a usted pueda estar presentando una crisis similar, con varios o la totalidad de manifestaciones a lo detallado anteriormente permítase inicialmente reconocer su alteración del estado de humor, pida o busque ayuda (preferentemente de calidad profesional), y acéptela.

Por ultimo, independientemente de la fe religiosa que profese, la navidad es una tradición de fe, esperanza, afecto y convivencia. Contraria a la cultura materialista, hedonista y consumista.

Este artículo ha sido elaborado en pro de una reflexión previa a estas agradables fiestas, regocíjelas con la “capacidad de asombro” de un niño, se maravillará de la cantidad de gratificaciones que se esconden en la simplicidad de las cosas.

Una oportunidad para estimular, consentir y guiar a ese niño lleno de ilusión que lleva dentro. 

BIBLIOGRAFIA:

  1. Organización Mundial de la Salud: CIE-10 Trastornos Mentales y del Comportamiento España, Editorial Meditor, 1992, 424 páginas.
  2. Organización Mundial de la Salud: Salud Mental: Nuevos Conocimientos, Nuevas Esperanzas Informe sobre la Salud Mental en el Mundo 2001 Francia, Sin editorial, 2001, 179 páginas.
  3. Tzita Jocol, Sergio Patricio: Incidencia del Ejercicio Físico sobre el Estado de Salud Mental Tesis Escuela de Ciencias Psicológicas, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2005.
  4. http://buscon.rae.es
  5. http://es.wiktionary.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: