Salud Mental


Autor: https://ehumana.wordpress.com

 

Actualmente resulta evidente la importancia básica de la salud física, mental y social, aspectos esenciales de la vida que están estrechamente relacionados. Sin embargo, en la mayor parte del mundo se brinda mayor atención a la salud física y no se concede la misma importancia a la salud mental, estado que tiene participación activa sobre el bienestar general de los individuos, las sociedades y los países; muy al contrario, ha sido objeto de indiferencia y abandono.

Debido a la poca atención brindada al campo de la salud mental, en parte, como consecuencia de la actitud de indiferencia y abandono, cada día aumenta el número de personas afectadas por trastornos mentales.

“El envejecimiento de la población, el agravamiento de los problemas sociales y la agitación social permiten prever un aumento del número de afectados. Entre las 10 primeras causas de discapacidad en el mundo, cuatro corresponden ya a trastornos mentales. Esta carga creciente supone un costo enorme en sufrimiento humano, discapacidad y pérdidas económicas.

Se calcula que los trastornos mentales y del comportamiento representan el 12% de la carga de morbilidad en el mundo; sin embargo, el presupuesto para salud mental de la mayoría de los países es inferior al 1% del gasto total en salud. La relación entre carga de morbilidad y gasto en salud es claramente desproporcionada. Más del 40% de los países no disponen de una política de salud mental, y en más del 30% no existe un programa dedicado a ella”.

Kaplan, Match y Wolf, desarrollaron la Teoría de Crisis. Teoría en donde mencionan que una persona normal regularmente se desenvuelve de una manera predecible; con altas y bajas emocionales, pero su función psicológica mantiene un estado de equilibrio. Este equilibrio se obtiene durante el proceso de crecimiento y desarrollo, cuando se adquiere un repertorio de mecanismos para resolver problemas de una manera satisfactoria y en un período relativamente corto.

Sin embargo, de vez en cuando la persona experimenta alteraciones más severas en su equilibrio psicológico, afectando su estado psíquico por varios días o semanas y manifestando signos regulares de confusión, tensión, ansiedad, depresión y angustia.

Estos períodos de crisis regularmente se resuelven de manera espontánea, retornando la persona a un estado estable de funcionamiento psicológico: Crisis, por lo tanto, es un período de descontrol en el equilibrio psicológico que no es usual en la persona.

Por su parte, la salud mental es una característica individual, atribuible en aquellas personas que no muestran alteraciones permanentes en su forma de sentir, pensar o actuar, dentro del proceso de adaptación, donde el equilibrio individual de cada ser humano se ve favorecido o afectado por el entorno social.

“Para la Organización Mundial de la Salud, la salud mental es el bienestar resultante del buen funcionamiento cognitivo, afectivo y conductual, así como el despliegue óptimo de las potencialidades individuales para la convivencia, el trabajo y la recreación”. Identificando seis criterios:

  1. Actitud positiva hacia sí mismo
  2. Crecimiento, desarrollo y actualización de sí mismo
  3. Integración de sí mismo o equilibrio de la personalidad
  4. Autonomía o autodeterminación
  5. Percepción correcta de la realidad
  6. Dominio y control del entorno

Asimismo, un Comité de Expertos en Higiene Mental de la OMS, en la reunión efectuada en 1952, propuso que “el estado de salud mental implica la capacidad del individuo de adaptarse al ambiente en que vive, así como su capacidad de participar o contribuir en forma constructiva a las modificaciones necesarias de su ambiente físico y social”.

El término de salud mental es muy amplio, inicialmente no es un estado permanente sino un proceso dinámico que puede comprenderse en un sentido general como bienestar, felicidad y capacidad para resistir, enfrentar y salir de las adversidades.

Se comprende, entonces, que la salud mental es el bienestar resultante de la objetiva interacción de factores internos y externos del individuo; bienestar dinámico que puede ser evidenciado por la capacidad de adaptación y de participación dentro de un contexto particular.

Las personas que gozan de salud mental no son inmunes a las tensiones y opresiones de la vida. De vez en cuando luchan con impulsos contradictorios, afrontan crisis y sienten emociones desagradables, pero en general llevan una existencia placentera y satisfactoria.

No se trata, por lo tanto, de un estado teórico inalcanzable, sino de un proceso en el que existen pocas crisis psicológicas. Considerando, sin embargo, que la salud mental no sólo va a depender de la persona, sino que está influida también por factores de la vida social y la economía.

En la República de Guatemala, por ejemplo, la población se ve afectada por diversas circunstancias que limitan su capacidad para decidir qué hacer para proteger su salud y afrontar la enfermedad, y debido a esta situación se hace necesario identificar las principales demandas para su comprensión, ya que resulta más sencillo identificar las amenazas que el medio plantea a la salud, modificando seguidamente las estructuras sociales y las pautas de comportamiento, que dominar esos riesgos.

 

BIBLIOGRAFIA:

  1. Barclay, Martín: Psicología Anormal Segunda Edición, Traductor José C. Pecina, México D. F., Editorial Interamericana, 1987, 622 páginas.
  2. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana 1963 (JanuaryJune) Washington D. C. Estados Unidos de América, Sin editorial, 1963, Año 42, Volumen LIV, 661 páginas.
  3. Eckholm, Erik P.: La Salud del Hombre Traductor Luis F. Coco, Argentina, Ediciones 3 Tiempos, 1979, 314 páginas.
  4. Mazariegos Mazariegos, Irving Arturo: Atención Primaria en Salud Mental Tesis Facultad de Ciencias Médicas, Universidad de San Carlos de Guatemala, 1987.
  5. Organización Mundial de la Salud: Salud Mental: Nuevos Conocimientos, Nuevas Esperanzas Informe sobre la Salud Mental en el Mundo 2001 Francia, Sin editorial, 2001, 179 páginas.
  6. Rodríguez, Jorge; Guillermo Meneses y Gus Bergonzoli: El Componente Psicosocial de la Salud Humana Guatemala, Editorial del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, Sin año, 122 páginas.
  7. Santa Cruz Fernández, Mildred Gabriela y Olga Paulina Chanchavac Mazariegos: Programa de Atención en Salud Mental en Adolescentes Víctimas de Violación del Centro Los Gorriones Tesis Escuela de Ciencias Psicológicas, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2000.
  8. Tzita Jocol, Sergio Patricio: Incidencia del Ejercicio Físico sobre el Estado de Salud Mental Tesis Escuela de Ciencias Psicológicas, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2005.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: