Ejercicio Físico y su relación con el Bienestar Psicológico


Autor: http://ehumana.wordpress.com

 

Diversas pruebas sugieren la existencia de una relación positiva entre el ejercicio físico y el estado de bienestar psicológico.

Se han propuesto varias hipótesis, tanto psicológicas como fisiológicas, para explicar el funcionamiento de los ejercicios físicos en el aumento del bienestar psicológico. Entre las más importantes se encuentran la hipótesis psicológica de la distracción y la hipótesis fisiológica de las endorfinas.

a.   Hipótesis de la Distracción

Dentro de la explicación psicológica se encuentra la distracción de los eventos estresantes, más que la propia actividad. Esto explica la mejora de sensaciones relacionadas con el ejercicio físico.

El respaldo existente de la hipótesis de la distracción procede del experimento de Bahrke y Morgan, en 1978, en este estudio se asignó aleatoriamente a varios sujetos a grupos de ejercicios físicos, de meditación y de distracción, donde se aplicaron varios tratamientos de 20 minutos cada uno. Al grupo de ejercicio se le hizo correr en una rueda giratoria, el grupo de meditación practicó un procedimiento de relajación y el grupo de distracción descansó tranquilamente en sillas placenteras dentro de una habitación insonorizada. Los resultados obtenidos a todo ello indican que el ejercicio a un 70% de intensidad, la meditación y el descanso tranquilo eran efectivos, en igual manera, en la reducción de la ansiedad inmediatamente después de la conclusión del tratamiento.

En otro experimento realizado por Wilson, Berger y Bird, en 1981, con un grupo de corredores, una clase de ejercicios físicos y un grupo de personas que comían reunidas al mediodía; todos presentaron disminuciones significativas en el estado de ansiedad inmediatamente después de cumplir con tales actividades.

Estas evidencias indican que el ejercicio físico parece reducir la ansiedad al estimular una interrupción del estrés. Sin embargo, esta reducción es mucho más duradera después de realizar ejercicio físico que después de haber descansado.

b.   Hipótesis de las Endorfinas

Esta explicación de base fisiológica no todos los estudios la respaldan, pero existe evidencia significativa que la defiende. El cerebro, la hipófisis y otros tejidos producen diversas endorfinas que pueden reducir la sensación de dolor y producir un estado de euforia.

En estudios característicos, el estado de ánimo y los niveles de endorfinas son medidos antes y después de una rutina de ejercicios. Los resultados positivos en el estado de ánimo, posterior al ejercicio físico, acompañadas de aumentos del nivel de endorfinas, aportan pruebas a favor de esta teoría. Sin embargo, es necesario realizar más estudios para verificar dicha teoría antes de extraer conclusiones definitivas.

En conclusión, existen probabilidades para que el mejoramiento del estado de bienestar que sigue al ejercicio se deba a una combinación de factores psicológicos y fisiológicos.

Partiendo de la experiencia propia, el ejercicio físico es un recurso importante para la promoción de comportamientos relacionados con la salud física, mental y social.

Por ejemplo, puede tener un valor terapéutico para nuestra personalidad, ayudando a:

  • Superar la timidez y complejos de inferioridad
  • Estimular la iniciativa y la participación
  • Facilitar las relaciones y la vida en grupo
  • Estimular la lucha por el triunfo y por el trabajo
  • Formar el sentido de responsabilidad
  • Canalizar la agresividad y la necesidad de confrontación
  • Fomentar el autocontrol
  • Aceptar y superar la derrota
  • Desarrollar la capacidad creativa

Los campos del ejercicio físico, la actividad física y el deporte, han sido ampliamente estudiados, permitiendo, como se mencionó con anterioridad, proyectar múltiples beneficios en el área de la salud física, mental y social (es importante recordar que no todas las personas presentan estados psicopatológicos, sino simplemente de angustias psicológicas o emociones desagradables).

Ejercicio Físico y Bienestar Psicológico

Con relación a la salud mental, dos variables psicológicas que han recibido mayor atención son los estados de ansiedad y depresión. La mayoría de estudios realizados han utilizado los ejercicios aeróbicos e investigado de manera correlacional la relación entre el ejercicio físico y las disminuciones en los niveles de depresión y ansiedad; por lo que no se puede concluir que el ejercicio motivó o provocó el cambio en el estado de ánimo, sino más bien que el ejercicio físico de suficiente duración e intensidad parece estar asociado a cambios positivos en los estados de ánimo.

Referente a los efectos agudos del ejercicio aeróbico, o sea la gama de efectos inmediatos a una sesión de entrenamiento, se han realizado investigaciones orientadas en su mayoría a la reducción de la ansiedad.

Por ejemplo, Bahrke y Morgan, en 1978, realizaron un estudio comparativo entre los efectos de caminar sobre una rueda de molino (veinte minutos al 70% del ritmo cardíaco máximo), la meditación y el descanso tranquilo. Observaron que los tres tratamientos disminuían los niveles de los estados de ansiedad, concluyendo que el ejercicio, el descanso y la meditación actúan como una distracción de la rutina habitual. En un estudio realizado por Byrd, en 1964, sobre una actividad anaeróbica, específicamente los bolos, generó resultados similares.

Además, la intensidad del ejercicio parece ser importante al momento de determinar el nivel que éste disminuye el estado de ansiedad. En un conjunto de siete experimentos resumidos por Morgan, en 1987, se evidenciaron disminuciones en el nivel de ansiedad sólo cuando éste se realizaba al 70% del ritmo cardíaco máximo, y que las series de ejercicios de intensidad baja y moderada no eran eficaces en la reducción de los niveles de ansiedad.

Ahora bien, acerca de cuánto tiempo dura la disminución de los niveles de ansiedad, Raglin y Morgan, en 1987, observaron que éste se reducía durante dos horas después de la serie de ejercicios, mientras que los sujetos que estaban en un estado de descanso-control volvían a los niveles basales en un plazo de treinta minutos. Estas evidencias sugieren que el ejercicio físico, practicado a intensidad adecuada y de manera regular, puede reducir los niveles de ansiedad y evitar la aparición de una ansiedad crónica.

Sobre los efectos crónicos del ejercicio aeróbico, o sea la gama de efectos a largo plazo, se han realizado estudios centrados en los cambios de niveles de ansiedad y depresión a lo largo del tiempo.

Un estudio interesante, relacionado al ejercicio físico y la depresión, de Griest, Klein, Eischens y Faris, en 1978, dividió aleatoriamente a sujetos diagnosticados por el National Institute of Mental Health como deprimidos, en grupos de corredores, grupos de psicoterapia a tiempo limitado y grupos de psicoterapia a tiempo ilimitado. El grupo de corredores se reunió individualmente con un terapeuta tres veces a la semana, con una duración de 45 minutos por sesión. El grupo de personas sometidas a psicoterapia limitada se reunió con un terapeuta en sesiones de 10 minutos de duración y el grupo de psicoterapia ilimitada se reunió con un terapeuta, sin limite de tiempo. A las 10 semanas, los corredores evidenciaron un descenso significativo en los niveles de depresión, en comparación con los resultados obtenidos por cualquiera de los otros dos grupos de psicoterapia.

En otra interesante investigación, Moses, Steptoe, Mathews y Edwards, en 1989, estudiaron la relación de los efectos a largo plazo entre el ejercicio y la ansiedad. A distintos sujetos se les asignó de manera aleatoria un programa de entrenamiento aeróbico de alta intensidad, uno de intensidad moderada, y un programa de fortalecimiento y estiramiento. Los tres grupos realizaron su correspondiente programa cuatro veces a la semana, por diez semanas de duración. El grupo de ejercicios aeróbicos de intensidad moderada mostró una disminución de los niveles de ansiedad, mientras el grupo de ejercicios aeróbicos de alta intensidad patentizó los mejores logros en forma física. El grupo con el programa de fortalecimiento y estiramiento, utilizado como tratamiento placebo, no presentó cambio alguno. Los resultados obtenidos sugieren que los aumentos fisiológicos no necesariamente conducen a un mayor beneficio psicológico.

 

Ejercicio Físico

Existen evidencias experimentales y pruebas anecdóticas que han aportado hallazgos sobre la relación entre las diversas modalidades de ejercicio y los cambios en el estado de ánimo. Entre los cuales se incluyen:

  • Actividades aeróbicas como correr, nadar y la danza aeróbica, están mas asociadas a los cambios positivos en el estado de ánimo en comparación con los ejercicios anaeróbicos.
  • Las actividades físicas de intensidad baja están mas relacionadas con cambios positivos en el estado de ánimo en comparación con los ejercicios aeróbicos de alta intensidad.
  • Las personas que realizan ejercicio físico presentan estados de ánimo más positivos que las personas sedentarias.

Con relación a los efectos crónicos del ejercicio físico sobre el estado de salud mental, el Nacional Institute of Mental Health convocó a un grupo de expertos para discutir las posibilidades y limitaciones de la práctica continua de actividad física sobre la salud mental, específicamente para afrontar el estrés y la depresión (Morgan y Goldston, en 1987), llegando a las siguientes conclusiones:

  • El estado de condición física está relacionado positivamente con la salud mental y el bienestar.
  • El ejercicio físico está relacionado con la reducción de emociones vinculadas al estrés y al estado de ansiedad.
  • El ejercicio físico realizado a largo plazo está relacionado con reducciones de rasgos neuróticos y de ansiedad.
  • El ejercicio físico tiene efectos emocionales beneficiosos en todas las edades y géneros.

Para obtener sus diferentes beneficios ésta debe de realizarse de una manera racional. William Glasser, en 1976, en su libro Positive Addiction, sostiene que la adicción positiva al ejercicio físico significa que una persona en la medida que ejecuta su participación dentro de una actividad física regular, obtiene una serie de ventajas psicológicas y fisiológicas. El término da a entender que los participantes deducen la implicación en dicha actividad como algo importante en sus vidas, y que pueden integrarlas favorablemente con otros ámbitos de desenvolvimiento; el trabajo, los estudios, la familia, los amigos, etc.

La adicción negativa al ejercicio físico implica, para un reducido porcentaje de personas, un control sobre sus vidas (Morgan, en 1979), que puede llegar a descartar la posibilidad de expresión en otras áreas. La vida se estructura alrededor del ejercicio físico hasta el punto que las responsabilidades laborales y domésticas resultan perjudicadas y las relaciones interpersonales son desplazadas a un segundo plano. Los principales síntomas de la adicción negativa comprenden apatía, fatiga, dificultades de concentración y deterioradas actividades sociales y laborales.

En conclusión, cuando la aplicación del ejercicio físico es  irracional, sin tomar en cuenta la condición del organismo, los efectos son destructivos, produciendo una disminución del rendimiento y el empeoramiento del estado general.

 

BIBLIOGRAFIA:

  1. Departamento de Ciencia y Tecnología de la Actividad Física y el Deporte – USAC: Mimeografía Como Realizar Ejercicio Físico: Los Valores y Beneficios del Deporte Guatemala, Sin editorial, Sin año, 7 páginas.
  2. Tzita Jocol, Sergio Patricio: Incidencia del Ejercicio Físico sobre el Estado de Salud Mental Tesis Escuela de Ciencias Psicológicas, Universidad de San Carlos de Guatemala, 2005.
  3. Weinberg, Robert S. y Daniel Gould: Fundamentos de Psicología del Deporte y el Ejercicio Físico Primera Edición, Traductor Joan Soler, España, Editorial Ariel, 1996, 592 páginas.
About these ads

3 comentarios

  1. Gracias por la pronta respuesta,
    si me imagine que si se debiena apoyar las dos hipotesis por lo mismo que se dice que cualquier actividad fisica promueve una buena salud mental; la duda que me volvio a surgir fue que ¿puede alguien no estando en OPTIMAS condiciones fisicas puede tener una buena salud mental? bueno creo que siempre voy a caer en insertidumbre ya que con la persona con la que estoy evaluando puede ser que pase mucho tiempo ocupada de lleno a la concentración de trabajo tiene mucha presion laboral la cual yo me sorprendo ya que cuando la persona realiza actividad física se enfoca en poder superarse el mismo y eso pienso que lo utiliza como estimulo, entonces de ahi saco la conclusión de que hasta uno solo puede crearse competitividad y creo que ahora contradigo una “teoria” que yo pensaba que una competencia solo se puede ejercer con un grupo de personas, peor ahora creo que no pero bueno espero su pronta respuesta.
    Gracias
    Diego Torres

  2. Estimado Amigo:

    Agradecemos de antemano el interés demostrado en la presente, esperamos le sea de mucha utilidad.

    Pues bien, como decíamos en su oportunidad, el mejoramiento o la contribucíón que el ejercicio físico proporciona al estado de bienestar es debido al resultado de la suma de los factores psicológicos y fisiológicos enunciados anteriormente.

    Sin embargo, aún continúa en discusión científica el problema respecto a qué hipótesis predomina en el bienestar psicológico, si la hipótesis de la Distracción (de los elementos estresantes) o la hipótesis de las Endorfinas.

    Nosotros apoyamos la conjugación de ambos factores, haciendo énfasis en que la actividad física no es constituyente único en la promoción y estímulo de una buena salud mental; también pueden considerarse el arte, la pintura, el juego recreativo, la catarsis, la relajación, el trabajo, etc.

    En conclusión, el ejercicio físico es una opción más (respaldada científicamente) a la que puede avocarse toda persona que cuente con la motivación, el interés y la aceptación individual de poner su cuerpo en movimiento, a fín de promover un buen estado de salud mental.

    Recuerde, para todo buen plan de entrenamiento (acorde a sus objetivos personales) es necesario la asesoría y supervisión de un profesional especializado.

    Los efectos de la práctica irracional e instintiva del ejercicio físico pueden ser destructivos y contraproducentes.

  3. Que tal, cuando te referis a obtener un buen bienestar psicológico mencioneas dos hipótesis 1. de Distracción y 2. de Endorfinas, en pocas palabras una persona de sexo masculino que tiene la capacidad de manejar varias situaciones a la vez (al contrario de una mujer) al momento de el entrar en un estado de relajación puede evitar lo que es en grandes cantidades el estres, al igual que logre consentrarse en su rutina de ejercicio?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: